Menú del blog

Carta de Rocío Ocaña

Hola Tania,

 soy Rocío Ocaña, una alumna de 1º de Bachillerato de un pueblecito de Sevilla. 
Mi profesor de Educación Física nos mando a leer el libro ''Lagrimas por una medalla'' como una actividad más y me encanto.
Me parece increíble lo duro que fue para ti toda esa época y el sacrificio, esfuerzo y trabajo constante que hiciste desde pequeña para hacer tu sueño realidad. También me gustó mucho cómo te esforzabas y te exigías a ti misma, además de que siempre mantuviste tu personalidad y creo que eso fue una de las claves para que fueras campeona olímpica. Creo que debe ser increíble ver como tu sueño se hace realidad y eso me ha parecido interesante; todo es posible solo hay que trabajar duro para conseguirlo.
En cuanto a la federación nacional no me gustó ni me parece bien la causa de tu expulsión, aunque tu aumentases de peso no fue por comer cosas inadecuadas sino por otro motivo. Intentaste incluso y no pudiste adelgazar además de que tenias un peso adecuado para una niña de tu edad y estatura. Tampoco me parece bien que no os dejaran ir a clase y que os desarrollarais como personas ya que aunque os preparaban para ser campeonas olímpicas ese sueño no iba a ser eterno y los estudios son fundamentales y esenciales para cualquier cosa.
Por último tengo que darte las gracias, porque leyendo este libro he podido apreciar la poca importancia que le damos la mayoría de personas al resto de deportes como la gimnasia rítmica que son tan comunes como los demás. Hay personas que no son conscientes del esfuerzo tan grande que hacéis y los sacrificios que tenéis que sufrir para poder estar en lo más alto. 

He aprendido mucho y he podido crecer más como persona poniéndome en el lugar de ustedes y creo que nunca es tarde para aprender algo nuevo. 

Atentamente,
Rocío Ocaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada