Menú del blog

Carta de Elena López

Hola Tania:
 
Me llamo Elena y soy de un pueblo de Sevilla, Brenes. 
Te escribo porque nuestro profesor de Educación Física -Fernando- nos mandó leernos tu libro,  “Lágrimas por una medalla”, y me gustó mucho porque en él guardas tus emociones y sensaciones frente a esa etapa de tu vida: “Ser campeona en Atlanta”.
Una de las partes que más me gusta del libro es el apoyo de tu familia con el fin de que tú pudieses cumplir tu sueño (supongo que como cualquier padre y madre haría con su hijo), sobre todo las cartas que tu padre te mandaba; eran muy emotivas en el sentido que te hacía ver que ellos siempre estarían ahí y que siguieses con tu sueño de ser campeona aunque para ellos ya lo fueras..., te apoyaban muchísimo.
Me llamó muchísimo la atención el control con la comida pero, aunque fuese duro, supongo que era lo que la norma regía para las entrenadoras, porque si para ser campeona en Atlanta María Fernández y Emilia os decían que teníais que comer eso, es lo que tendríais que comer; es más fuisteis campeonas. 
Me gustaría haber visto esa escena en vivo y en directo: la medalla colgada en tu cuello y esas lágrimas que caían de tus ojos; hubiese sido impresionante, muchas sensaciones y emociones habrían pasado por mi mente, y eso que no era yo la que ganaba la medalla. Pero el veros ahí subidas a ese podium, en el escalón más alto…, fue maravilloso.
Es más, cuando vi ese vídeo, un tremendo escalofrío entró por mi cuerpo, sobre todo cuando también veía lo emocionadas que estabais, pero cuando de tus ojos caían unas lágrimas fue súper emocionante de verdad, no me cansaré de decirlo nunca.
Gracias por haber decidido contar tu historia a través de Cristina, porque como ya he dicho ha sido maravilloso. 
Y con esfuerzo, todo se consigue, tarde o temprano…                             
Un saludo.
Elena López Barrera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada